Nicolás Maquiavelo se hizo famoso, entre otras cosas, por su frase “el fin justifica los medios“, y es José Mourinho quien representa, actualmente, y respeta a la perfección lo dicho por el filósofo italiano. Ganar a cualquier precio.

Ya todo el mundo conoce desde hace tiempo al portugués “Mau”, su pasado como ayudante de campo primero del inglés Bobby Robson y después del holandés Louis van Gaal, sus ligas y copas obtenidas con el Porto, Chelsea y recientemente Inter de Milán son de entendimiento general.

Mourinho ha sabido ganarse por parte de la prensa española, en especial la barcelonista,  distintos apodos, entre ellos: “tipo poco recomendable”, “enemigo público número uno”, “impresentable”, “nuevo Anticristo azulgrana”, “el 666 del barcelonismo”, “Satanás en persona” y otros. Todos estos sobrenombres alimentan el ego y el “hambre de gloria” que tiene el entrenador luso, y es por eso que según la reciente declaración en rueda de prensa su próximo destino para dirigir sería el club merengue, rival número uno del Barcelona.

“Me gustan los desafíos difíciles. Cuando llegué al Oporto estaba a la sombra y me marché tras ganarlo todo, llegué al Chelsea y conquistamos la Liga después de 50 años y en el Inter hemos logrado la Champions después de 45. Mi deseo es tener nuevos retos y el Real Madrid me ofrece esa posibilidad. Tiene una enorme dimensión y su único pensamiento es ganar, como el mío”, afirmó el Anticristo azulgrana.

Con las recientes declaraciones del entrenador, y la ya conocida rivalidad para con el club catalán, está asegurado que la Liga de España 2010/2011 tendrá otro atractivo más. Al derby español entre el Real Madrid y el Barcelona se le sumó el espectáculo futbolístico que  brinda el choque de talentos entre  Messi y Cristiano Ronaldo, y ahora hay que añadir el enfrentamiento entre Josep Guardiola y José Mourinho, dos grandes entrenadores en la actualidad.

Por Carlos Siffredi

Anuncios