Argentina le ganó a Nigeria 1-0 (gol de Heinze) y dejó una muy buena imágen en su primer partido por el Mundial de Sudáfrica. Lo positivo, la buena actuación de Messi durante todo el partido. Lo negativo, o mejor dicho para mejorar y trabajar, la falta de contundencia a la hora de definir en los últimos metros frente al arco rival y la baja performance de Jonás Gutiérrez, que jugó de lateral derecho casi todo el encuentro.

Los partidos que se juegan durante un Mundial hay que ganarlos sea como sea. Argentina en su debut mundialista hizo las deberes correctamente ante Nigeria y se quedó con los primeros tres puntos del grupo B.

Vincent Enyeama, arquero nigeriano, fue la figura del partido porque Messi e Higuaín quisieron que lo sea. El 10 argentino jugó como Maradona quizo, libre, movedizo y sin una posición fija en la cancha. Tuvo un par de chances a lo Barcelona, juntando defensores y pateando al segundo palo, pegándole a colocar e incluso un mano a mano que fue al cuerpo del arquero. Gonzalo Higuaín también tuvo chances de marcar para abrir e incluso aumentar el marcador de Argentina, pero la figura de Enyeama se quedó con todos sus disparos.

A los 6 minutos del primer tiempo llegó el gol de la Selección Argentina, el encargado de hacer gritar a más de 40 millones de argentinos fue Gabriel Heinze. El defensor buscó el hueco para cabecear de palomita, y colocar en el ángulo, el centro que mandó Verón desde el corner derecho.

Argentina siguió buscando el arco rival para aumentar la diferencia, pero el uno nigeriano se quedó con casi todos los tiros que iban a su arco.

Con respecto al resto del equipo: Tévez tuvo la misma entrega de todos los partidos, pelando pelotas y buscando constantemente la asociación con Messi e Higuaín; Mascherano cortó varios pases nigerianos; Verón, a pesar del ensordecedor ruido de las vuvuzelas, fue la voz de Maradona en el campo de juego; Di María regaló y perdió algunas pelotas que, por suerte, no fueron de gran peligro para el juego argentino; Demichelis y Samuel se mostraron firmes como dupla central del equipo; y por último, el arquero Romero no tuvo muchos problemas con la pelota saltarina Jabulani, rechazó cuando tuvo que rechazar y salió a despejar oportunamente centros “peligrosos”.

En líneas generales la Selección dirigida por Maradona (de traje, corbata y camisa blanca) tuvo un buen partido. Hay tiempo para mejorar el único punto flojo, la definición, y enfrentarse a Corea del Sur (que le ganó a Grecia 2-0) el próximo jueves, a las 8.30hs en Johanesburgo.

El primer examen está aprobado y valió tres puntos.

Por Carlos Siffredi

Anuncios