Grecia esta de fiesta. No solo dio vuelta un marcador que comenzó estando en su contra (iba perdiendo 1-0 y lo terminó ganando 2-1) sino que además obtuvo su primer triunfo en un Mundial y encima, con este resultado, mantiene intáctas sus chances de clasificarse a octavos de final. Los goles del partido fueron marcados por: el nigeriano Uche (primer tanto de tiro libre en la competencia) y los griegos Salpingidis y Torosidis.

Comentario breve. Nigeria pudo ganarlo, es más, comenzó jugando mejor que Grecia e incluso marcó el primer gol a los 15 minutos, un tiro libre del mediocampista Uche que con pique previo terminó en el arco del arquero Tzorvas.

Pero el punto de quiebre del partido fue la expulsión (por una patada infantil) de Keita. Ni bien Los griegos eran uno más en el campo, el entrenador Otto Rehhagel hizo ingresar a Samaras en lugar del amonestado Papastathopoulos, de esta menra  comenzaron a aparecer rastros de aquella grecia campeona de la Euro 2004. Centros, centros y más centros al área rival.

A los 43 minutos un pase atrás encuentra al jugador Salpingidis bien parado para efectuar un disparo que se desvía en el centrocampista Lukman Haruna y entra al arco rival. Grecia y Nigeria igualaban en un gol y la primera etapa estaba llegando a su fin.

Ya en el segundo tiempo, Grecia lograría la proeza. Luego de un juego estructurado y bien de librito griego, un rebote del arquero nigeriano Vincent Enyeama le permitió a Torosidis, en el minuto 26, marcar el gol que le dio los tres punto valiosísimos al equipo virgen en cuanto a victorias en un Mundial.

La victoria griega retrasa la clasificación directa de Argentina a octavos de final, y justamente ante el equipo argentino es contra quien le toca jugar el próximo martes a las 15.30 en Polokwane.

Por Carlos Siffredi

Anuncios