Los norteamericanos terminaron el primer tiempo abajo por dos goles, Birsa y Ljubijankic hicieron los tantos eslovenos. Pero ni bien comenzó la segunda mitad, Donovan a los 2 minutos marcó el descuento para su equipo y Bradley a los 36 (el hijo del entrenador) la igualada.

Los dirigidos por Bob Bradley, por su empuje y entrega constante merecieron el empate.

El encuentro lo pudo haber ganado Estados Unidos de no haber sido por un gol mal anulado de árbitro Koman Coulibaly al mediocampista “yankee” Edu. Por otra parte, los eslovenos desperdiciaron la chance de ser el primer equipo clasificado a octavos de final de este Mundial.

El próximo miércoles a las 11hs jugarán tanto Estados Unidos como Eslovenia sus respectivos partidos. En el Estadio Nelson Mandela Bay, Eslovenia se medirá ante Inglaterra (que viene teniendo un flojo rendimiento en el certamen). Mientras que en Tshwane se verán las caras estadounidense y argelinos.

Por Carlos Siffredi

Anuncios