Un partido de ida y vuelta, que terminó 1-1 ,dieron hoy Ghana y Australia en el Estadio Royal Bafokeng. A pesar de contar con un hombres más durante 66 minutos (Kewell vio la roja en el equipo de Oceanía) los ghaneses no pudieron liquidar el encuentro y de esta manera ponen en suspenso la definición del grupo D para los octavos de final. El gol australiano lo marcó Holman a los 10 de la primera etapa, mientras que Gyan (de penal) empató para los africanos en el minuto 24.

El equipo de Oceanía encontró la ventaja primero en el marcador, exáctamente a los 10 del primer tiempo, luego de que el arquero africano Kingson diera un rebote en un tiro libre de Bresciano que terminó en gol de Holman.

Historia similar al partido contra Serbia vivió Ghana a los 24 minutos. Un penal fue marcado a su favor, el motivo: la mano dentro del área de Kewel que provocó su expulsión (la 150 en un Mundial) del juego y el empate de los de África. El encargado de patear la pena máxima fue Asamoah Gyan, el mismo que ante los serbios había convertido también desde los doce pasos por el juego inaugural de su grupo.

Desde arriba, por ahora, se rie y baila Ghana que espera al miércoles para enfrentarse en Johannesburgo contra Alemania, que no dejó una buena imágen en su partido contra Serbia. Los teutones perdieron 1-0 y encima no podrán contar con su goleador Miroslav Klose que vio la roja en ese mismo encuentro.

Que arde. Así está la zona D del Mundial de Sudáfrica 2010. Las cuatro selecciones que integran el grupo aun tienen chances de clasificar a los octavos de final. ¿Quienes continuarán en el certamen? Habrá que esperar.

Por Carlos Siffredi

Anuncios