Italia sigue sumando de a uno, esta vez empató 1-1 con la débil Nueva Zelanda y de esta manera los azzurros tiene complicada, pero no imposible, su clasificación a la siguiente ronda del Mundial. Los goles del partido los marcaron: el neozelandés  Smeltz a los 6 minutos y, de penal, igualó el italiano Iaquinta.

Duro chachetazo para los tanos a penas comenzó el encuentro en el Estadio Mbombela. Los “all whites” (en este caso) abrieron el marcador con un gol en el minuto 6. Centro al área, cabezazo de Reid y definición de Smeltz, en offside, para empezar a preocupar a la selección de Marcelo Lippi.

La alarma se volvía a encender, los fantasmas del primer partido contra Paraguay (1-1 fue el resultado final) amenazaban a la selección europea. Fue en ese entonces que Italia buscó el empate y la victoria. Lo primero llegó a través de un penal, De Rossi fue derribado en el área rival, a los 28 minutos. El encargado de dar alivio a los italianos fue el delantero Iaquinta que mandó la Jabulani al lado opuesto que eligió el arquero para tirarse.

El equipo liderada por Daniele De Rossi, jugador del partido, no pudo penetrar el arco de Paston. Pero si lograron infiltrarse en la defensa de Nueva Zelanda y patear 23 veces al arco. De igual manera, los campeones del último Mundial no lograron dar vuelta el marcador.

Italia jugará contra Eslovaquia el próximo jueves en Johannesburgo. Tiene que ganar para asegurarse su clasificación a octavos de final y no depender del resultado entre Paraguay y Nueva Zelanda.

Por Carlos Siffredi

Anuncios