Ya se conocen los choques para la segunda ronda eliminatoria del Mundial de Sudáfrica. Todos los partidos son interesantes, si ya dan que hablar antes de que se jueguen, no me quiero imaginar lo que va a ser una vez ya jugados.

El próximo viernes se para toda Holanda y toda Brasil. Y claro, ambas selecciones se enfrentan en Puerto Elizabeth en el Estadio Bahía Nelson Mandela por los cuartos de final.

Los naranjas son favoritos, este año en especial, por la gran promesa de buen futbol que garantiza la presencia de Sneijder; Van der Vaart; Van Bommel; Kuyt; Van Persie y Robben, entre otros. Es más, este último volvió a la titularidad contra Eslovaquia, por el enfrentamiento de octavos de final del certamen, luego de una lesión sufrida en el último amistoso premundial. La Naranja Mecánica, ahora sí, con todos sus nombres se postula más que nunca a quedarse con el torneo. Si Holanda en la fase de grupos ganó todos sus partidos y era un equipo al cual había que tenerle respeto, ahora es para respetar y temer.

Pero del otro lado de la vereda se encuentra Brasil, que presenta solidés desde la línea defensiva hasta la línea de ataque. Todos sus integrantes son estrellas. Todos forman un equipo que, en el caso de que no este funcionando de manera adecuada, cuenta con sus individualidades que siempre aportan para definir un partido. Y cuando hablo de individualidades me refiero a: las constantes llegadas por la banda de Dani Alves y Maicon, los 100m llanos que hace Kaka de un momento a otro, los centros al área y las penetraciones de Robinho que siempre lastiman, y la definición perfecta (y demoledora) de Luis Fabiano que aprovecha (y concreta) al cien porciento las chances que tiene en los últimos metros.

Siguiendo con la grilla de partidos de ese mismo día (viernes), Uruguay y Ghana se enfrentan pero en el Soccer City de la ciudad de Johannesburgo.

Los sudamericanos, que entraron a Sudáfrica por la ventana (le ganaron a Costa Rica en el repechaje) ya se encuentran entre las ocho mejores selecciones del mundo. Los de Oscar Tabárez salieron primeros en un grupo integrado por el equipo anfitrión del torneo, Sudáfrica; la siempre temible Fracia (que esta vez fue un cabaret y desilusionó)  y la respetada Selección de México (que acompañó a los rioplatenses en la clasificación a octavos). Si bien no desplega un fútbol muy lujoso, hace lo que por historia está acostumbrado a hacer, poner garra charrúa, y es esa misma entrega la que hoy lo posiciona cada vez más cerca de cumplir el sueño mundialista.

El último representante, o mejor dicho sobreviviente, africano es Ghana. Aquel equipo que en 2006 quedó eliminado en octvos de final luego de perder 3-0 contra Brasil, actualmente superó su último registro mundialista y va por las semifinales. No tendrá muchos jugadores de renombre, a lo sumo un Muntari; Essien (la no recuperación de su lesión de rodilla le impidió decir presente); Appiah sobresalen en su plantilla, pero este Mundial, el equipo del serbio Milovan Rajevac demostró dos cosas: que los jugadores antes dichos no son los únicos integrantes del plantel ghanés, también hay muchachos llamados Asamoah Gyan; Prince Boateng; Matthew Amoah y otros, y que no todos los equipos africanos se limitan a patear la pelota y correr atrás de ella, todavía están aquellos que prefieren llegar al arco a través de una linda seguidilla de pases.

Finalizada una jornada comienza otra, el sábado desde las 11hs, Argentina se enfrenta a Alemania en Ciudad del Cabo. Casualmente ambas selecciones se vieron las caras por la misma instancia el Mundial pasado.

Si hablamos de Argentina nos estamos refiriendo, sin duda alguna, a la Selección favorita de más de un amande del fútbol. Menos de un torcedor brasilero claro. La Albiceleste, que realizó unas turbulentas Eliminatorias rumbo a Sudáfrica 2010, es hoy en día el equipo que todo el mundo ve, ¿será por la presencia de Messi en el campo de juego?, ¿será por la presencia de Maradona?, esta vez dirigiendo desde el banco de suplentes con su disfraz de entrenador. En realidad, el motivo de la devoción mundial para con el equipo sudamericano es que, desde el arquero hasta el último delantero, muestra una idea  totalmente ofensiva y, al mismo tiempo, de buen trato de pelota. Poco se le puede reprochar al conjunto de Maradona que, hasta ahora, ganó al igual que Holanda todos sus partidos. Quizá el Talón de Aquiles que hace vulnerable al seleccionado es la defensa central que, aún, tiene alguna que otra falencia. Ya sea por algún descuido o exceso de confianza. El resto, es show de Messi y entrega argentina.

Los teutones son una selección que da pelea, y demostraron que la ausencia de Ballack no los privó de hacer un buen certamen hasta el momento. Comenzaron el Mundial con el pie derecho, una goleada por 4-0 a Australia ya los perfilaba como “candidatos”. Candidatura floja, que en la segunda fecha comenzó a tambalear, ¿el motivo? la derrota por 1-0 ante Serbia, pero de igual manera se volvieron a postular luego de derrotar por 1-0 a la sorpresa africana del Grupo D, Ghana. Pero lo que compró gran parte de los votos a su favor fue el resultado que se dio ante Inglaterra, por los octavos de final. En ese encuentro, los dirigidos por Joachim Löw superaron ampliamente (4 a 1) a la Inglaterra de Fabio Capello y, con ese resultado, terminaron de sentenciar el mal momento futbolístico del seleccionado inglés.

Tanto argentinos como germanos llegan bien afilados para el encuentro. De igual menera, cuando se juega un partido de estas características no hay nada escrito, cada cotejo es una historia nueva y, la del sábado, va a dar que hablar.

Por último, cierra la jornada de cuartos de final el encuentro entre Paraguay y España en el Soccer City.

El equipo paraguayo cuenta con delanteros que todavía no han marcado goles en el margen de los 90 minutos. Contra los europeos, tanto Valdéz; Santa Cruz y Barrios, intentarán romper con su sequía goleadora y, al mismo tiempo, buscar el triunfo guaraní. Los de Gerardo Martino saben lo que quieren, atacar constantemen, y es lo que buscan durante todo el tiempo reglamentario. El empate en cero contra Japón que duró 120 minutos, y terminó a favor de la Albirroja por medio de la tanda de penales (5 a 3), no debe afectar el rendimiento de los sudamericanos, y claro, se enfrentan a la última selección campeona de la Eurocopa del 2008, España.

La Furia Roja es claramente lo que dice su nombre, una Furia que arraza con todo lo que se interponga en su camino. El equipo dirigido por Vicente del Bosque deja en claro que se puede ganar y jugar bien al mismo tiempo. A veces empachando con el continuo toqueteo de pelota, tal empacho le valió la derrota con Suiza 1-0 en el debut mundialista, pero siempre jugando de manera elegante, vistosa y ofensiva. Será por la tranquilidad que transmite tener a Xavi e Iniesta en un mismo equipo que garantizan la monopolización del juego;  o tal vez por el constante aporte ofensivo de Sergio Ramos por la banda derecha que termina en centro al corazón del área rival; aunque también podría ser el excelente momento que sigue pasando Villa en los últimos metros frente al arco del oponente. Sea cual sea el motivo, España es España y, hay que reconocerlo, saben a lo que juegan, saben que quieren y también saben como conseguirlo.

Cada vez falta menos, entre estos ocho países está quien levantará la Copa del Mundo el próximo domingo 11 de julio en el Estadio Soccer City de la ciudad de Johannesburgo. Holanda, Brasil, Uruguay, Ghana, Argentina, Alemania, Paraguay o España, todos hicieron méritos para estar donde hoy se encuentran.

Por Carlos Siffredi

Anuncios