Al igual que en el Mundial de Alemania 2006, argentinos y alemanes se enfrentan por instancias de cuartos de final, con una diferencia, ahora juegan en Sudáfrica El encuentro del certamen pasado tuvo como ganadores a los europeos, que derrotaron 4 a 2 (por penales) a los sudamericanos.

Obviando cualquier pronóstico dicho por un invertebrado, más exactamente por el Pulpo Paul, ambos equipos llegan subidos en la cresta de la ola y prometen brindar un buen espectáculos durante este choque de candidatos.

¿Qué tiene que aprovechar Argentina para este partido?

Muy simple, la velocidad y el buen trato de pelota que presenta en todas las líneas el equipo. Tanto Messi; Tevez; Higuaín; Jonás; Di María o Pastore, además del resto de jugadores rápidos y habilidosos, deben usar a su favor la torpeza y el juego torpe que pueden llegar a ocasionar los zagueros centrales del equipo alemán, Arne Friedrich (1,85 cm) y Per Mertesacker (1,96 cm). Si a esto se le suma la efectividad a la hora de definir en los últimos metros, no hay duda que el equipo de Maradona sacará un resultado favorable durante los 90 minutos. Ahorrándonos los penales que tan malos recuerdos nos traen contra este rival. De más está decir que no es un partido para buscar goles por medio de centros al área germana.

¿Qué tiene que mejorar Argentina para enfrentar a Alemania?

Sin lugar a duda la zona a trabajar y pensar es la defensa. El equipo puede salir a jugar el partido con carrileros de llegada, Clemente Rodríguez y Otamendi cumplen con estos requisitos pero, no hay que abusar de las iniciativas ofensivas por las bandas ya que, el conjunto de Joachim Löw cuenta con jugadores como Lukas Podolski, Thomas Müller y Cacau que, ante el menor espacio cedido, ingresan al área o le dan la pelota al experimentado Miroslav Klose, quien por lo general convierte a su favor. O sinó, mantener una última línea firme que ante cualquier amenaza alemana se encuentre lista para despejar. Los europeos también tienen defensores de proyección ofensiva, Philippe Lham y Jérome Boateng, que provocan hirientes centros al punto del penal, para que sus atacantes definan frente al arco rival.

¿Qué zona de la cancha debe dominar Argentina para controlar el juego?

Sin lugar a duda el mediocampo argentino es de quien depende casi todo. Javier Mascherano, el único mediocampista titular indiscutible que aún no sabe quien lo acompañará en el centro del campo, deberá estar atento al corte de las jugadas para poder entregarle la pelota a los atacantes y que ellos definan frente al arco de Manuel Neuer. El juego de Alemania recae en cuan inspirados se encuentren Bastian Schweinsteiger y Mesut Ozil, ambos de buen disparo de media distancia, y es el capitán albiceleste el encargado de interceptar los pase gol de estos jugadores.

En cuanto a nombres Argentina presenta más favoritismo y variantes, pero la experiencia y letalidad de Alemania para definir en los últimos metros no es una referencia para pasar por alto. Además, todos los integrantes del plantel europeo juegan en la liga de fútbol alemán, dato no menor ya que la gran mayoría se conoce. Los elegidos por Maradona para afrontar la cita de Sudáfrica 2010, a diferencia de los alemanes, militan en distintas ligas del extranjero, pero de igual forma lograron forjar esa conexión de grupo tan importante en los Mundiales.

Por Carlos Siffredi

Anuncios