El domingo en Johannesburgo se enfrentarán Holanda y España por la final del Mundial 2010, pero solo uno pasará a formar parte del electo grupo de los campeones mundialistas. Dato no menor es que quien se proclame vencedor no solo conseguirá su primera Copa del Mundo, sino que además, será el primer campeón de un certamen de estas características en el continente africano.

A 90 minutos, o 120 en caso de empate, de la gloria eterna se encuentran los jugadores holandeses y españoles. Ambos equipos llegaron de manera merecida a la final, con algún que otro altibajo, pero lograraron su objetivo a fin de cuentas.

El camino de Holanda hacia la gran final mundialista muestra un puntaje ideal con seis partidos ganados de seis disputados.

Japón, Dinamarca y Camerún, no impidieron que el equipo de Bert Van Marwijk se clasifique, sin inconvenientes, primero del Grupo E.

En la siguiente instancia se encontraba la sorpresa de octavos de final, Eslovaquia, que venía de derrotar y descalificar a Italia. Pero el “tapado del Mundial” no pudo con la Naranja Mecánica y mucho menos con un movedizo Arjen Robben, que volvía a la titularidad luego de una lesión. Los holandeses se imponían por 2 a 1 ante los eslovacos, y se medirían contra la selección cinco veces campeona de una Copa del Mundo, Brasil.

Contra la selección pentacampeona, los europeos supieron dar vuelta un resultado en su contra. Comenzaron perdiendo 1 a 0, Robinho marcaba a 10′ de iniciado el encuentro, pero el equipo holandés y el juego de Robben consiguieron tres cosas: poner el marcador a su favor (2 a 1), dejar a la escuadra dirigida por Dunga con diez jugadores (Felipe Melo fue expulsado),  y enviar a los sudamericanos de vuelta a casa.

A Holanda aún le quedaba un obstáculo más para llegar a la ansiada final, faltaba enfrentarse a un equipo que, si bien entró por la ventana al Mundial (repechaje), venía dejando todo por estar en el partido del 11 de julio. Estamos hablando de Uruguay.

Holandeses y uruguayos disputaron su encuentro en el Green Point de Ciudad del Cabo. Si bien los rioplatenses hicieron honor a la “garra charrúa” hasta el último segundo, no les alcanzó para derrotar al cojunto liderado por Sneijder y Robben, que contribuyeron con dos goles para el resultado que terminó 3 a 2 a favor de los europeos.

De esta manera el equipo que supo ser finalista (y subcampeón) en los Mundiales de Alemania 1974 y Argentina 1978, Holanda, consiguió llegar a su tercera final. Buscando hacer valer el famoso dicho que dice “la tercera es la vencida”.

España, en cambio, tuvo un sobresalto en la primera ronda del grupo H, pero de igual manera supo llegar al encuentro decisivo del 11 de julio.

La Furia Roja no debutó con el pie derecho en Sudáfrica. Quien se encargó de ponerle la traba al equipo de Vicente del Bosque fue la humilde Suiza, más exactamente Gelson Fernandes, que marcó el único gol del encuentro para que el partido finlize 1 a 0. Cuestionada y puesta en duda se encontró la candidatura del equipo rojo para quedarse con el máximo título del fútbol mundial. Pero fueron sus figuras las que tomaron esas criticas y cuestionamientos para arrasar con sus dos rivales restantes y poder avanzar de ronda. Ante Honduras, España se imponía por 2 a 0, mientras que contra Chile, un gol de Villa y otro de Iniesta le daban a los campeones de la Eurocopa 2008 el boleto a octavos de final, 2 a 1 terminó el cotejo.

Ya en la primera ronda de los playoffs, los españoles se enfrentaban a la escuadra liderada por Cristiano Ronaldo, Portugal. Los ibéricos derrotaban 1 a 0 (gol de Villa) al equipo del “hombre sin caspa” y seguían avanzando.

En cuartos de final, los del buen fútbol repitieron resultado (1 a 0) ante la Selección de Paraguay. Es más, su arquero Iker Casillas se dio el lujo de atajarle un penal al delantero Oscar “Tacuara” Cardozo, y el mediocampista Xabi Alonso no quizo quedarse atrás y erró disparo desde los doce passos para su equipo. Pero fue denuevo “El Guaje” quien con su olfato goleador marcó el gol decisivo y ganador del encuentro, que le abría a España la puerta a semis.

Finalmente Alemania era el último rival a vencer previo a la gran final. Mucho ruido y pocas nueces generaron los teutones, que venían de eliminar al equipo de Lionel Messi, Argentina. España, superior de pies a cabeza comparado con los alemanes, volvió a repetir resultado (1 a 0 a su favor) pero no repitió autor del gol. Esta vez, un cabezazo de Carles Puyol le daba, por primera vez en la historia, el boleto a la siguiente instancia al equipo de Vicente del Bosque. Los dirigidos por Joachim Löw se volverán a casa sin Copa del Mundo, pero con el premio consuelo del tercer o cuarto puesto ante Uruguay.

Se acerca el fin del espectáculo que inició un viernes 11 de junio, el Mundial de Sudáfrica 2010 está bajando el telón. El domingo en el Soccer City de la ciudad de Johannesburgo se enfrentarán estas dos escuadras. Resulta dificil dar un resultado de antemano, ya que ambos equipos merecen quedarse con el título, pero por regla uno festejará levantando la copa, mientras que el otro mirará con cara frustración el logro obtenido por su rival.

Por Carlos Siffredi

Anuncios